La danza no tiene nacionalidad, ni color, ni frontera y solo habla un idioma:

"El lenguaje corporal"